Vanguardia rusa. El vértigo del futuro

Museo Palacio de Bellas Artes presenta:

Vanguardia rusa. El vértigo del futuro

hasta el 07 de febrero del 2016

vertigo_futuro

Esta exposición estaba estipulada para terminar el 31 de enero, sin embargo, debido al rotundo éxito de ésta, se prolongó hasta el próximo domingo 7 de febrero. Así que aún tienen desde hoy y hasta el domingo para ir a visitarla.

Avanzada en relación con su tiempo, la Vanguardia Rusa floreció y desarrolló movimientos artísticos producto de la ruptura que va más allá de las formas. A partir del quebramiento, la polémica y la protesta se puntualizó el porvenir del arte moderno del siglo XX en razón de la historia y las ideologías de 1911 a 1934.

Gracias a la planeación, programación, diseño y montaje del Palacio de Bellas Artes, la exposición: Vanguardia Rusa. El vértigo del futuro, se instaló para evidenciar la lógica de las producciones artísticas que hicieron tesis y negación de la modernidad en el arte, la arquitectura, el diseño, la literatura, la ilustración y el teatro.

Esta recopilación proveniente de veinticinco museos de la Federación Rusa concentra obras admirables del Futurismo, Suprematismo, así como del Cubismo, Constructivismo y el Rayonismo.

De golpe, en la pintura te vas a encontrar con la transición del plano, al volumen en movimiento. El Rayonismo se integro en el curso de las composiciones de manera paralela, perpendicular o diagonal cual reflexiones luminosas que se cruzan entre sí. Por esta razón puede ser considerada una de las primeras manifestaciones abstractas de la Vanguardia Rusa.

En otra perspectiva, en juego de correspondencia con la fragmentación de los objetos y la conciencia espacial, el Cubismo, a través del movimiento y la luz, destruye la materialidad de los cuerpos. Contrariamente la fuerza, la velocidad y el movimiento del Futurismo que alienta a no respetar la métrica, haciendo que los objetos en movimiento se multipliquen y se distorsionen como vibraciones a través del espacio.

En el arte de conducirnos al escenario de la creación por medio de maquetas, ilustraciones y estudios para proyectar espacios que integran toda actividad social, se maqueta la arquitectura en visión de uno de los estados socialistas más grande del planeta. Así, en contra de las formas anticuadas de la arquitectura, el Suprematismo y el Constructivismo establecieron la formación de espacios públicos, así como de escenarios políticos y laborales de proyecciones monumentales y futuritas. El Suprematismo enfocado en las formas geométricas fundamentales y el Constructivismo en la funcionalidad de los edificios y el uso de nuevos materiales.

Cambiando de posición y desviando la mirada al diseño de carteles, la exposición reúne un número cuantioso de ejemplos claros de la articulación de la palabra y las propuestas visuales en referencia al obrero y la abolición de la burguesía. La organización, la propaganda, el progreso y la reivindicación de la mujer, forman parte de la propuesta visual y tipográfica del arte proletario en función del progreso.

Paisaje i/che/de… es la expresión escrita a través de la ruptura de la sintaxis y la fragmentación de la palabra, es el alcance del pensamiento y la acción vanguardista en la literatura. Lo cierto es que la letra tiene relación con las formas y el tratamiento de un pensamiento en avanzada a su tiempo. De esta forma la expresión escrita se materializa en escenarios, bocetos, escenografías, vestuarios y modelos fijos del universo artístico.

En el teatro la Vanguardia Rusa modifico el paisaje de la interpretación frente al espectador.

Por supuesto el experimento revulsivo e inventivo de la fotografía rusa no podía faltar. Composiciones, fotomontajes, encuentros inesperados y lápiz sobre papel para construir nuevas técnicas de manipulación de la imagen. Evidentemente un referente del paisaje industrial, así como de expediciones, edificios y armadas rusas.

Finalmente nos encontramos con la exploración de la sexualidad y su impacto en la conciencia del individuo de los dibujo eróticos de Serguéi Mijáilovich Eizenshtéin. Connotaciones psicológicas, fantasías explicitas, necrofilia, homosexualidad, actos orgiásticos, desmembramientos y herejías de dibujos concebidos en ciclos de una lógica cinematográfica.

Imágenes provocadoras y evocadoras del director de ¡Que viva México! de 1931, en su paso por nuestro país.

Comments

comments



About

Una cosa complicada es el interior de la mente humana, me apropio de múltiples talentos y algunos secretos, de honestidad justificable cual medicina fuerte para un niño débil. Soy como una extraña sensación que se mueve dentro, pues sabe a dónde ir.


'Vanguardia rusa. El vértigo del futuro' No hay comentarios

Sé el primero en comentar!

¿Te gustaría decirnos qué piensas?

Your email address will not be published.

Advertising